A más de una semana de haberse iniciado la huelga de hambre en las afueras de Casa de Gobierno, se han sumado siete  personas pertenecientes a la etnia tolupán, mismas que al llegar a Tegucigalpa fueron apoyadas por el Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH) en relación a sus necesidades de traslado y otros pormenores.

La huelga de hambre inició hace  más de una semana por el movimiento de Indignados, que exige la instalación de una Comisión Internacional Contra la Corrupción y la Impunidad  en Honduras (CICIH) que investigue y castigue a los responsables de actos de corrupción que han afectado terriblemente los derechos de la ciudadanía hondureña.

“El estar acá presentes es por las necesidades que vivimos en las tribus indígenas que cada día atropellan nuestro territorio y no se respeta nuestra vida, dijo Santos Antonio Córdova, quien exigió que se respeten sus bosques porque son explotados sin un plan de manejo.

Seis de los tolupanes son hombres y una mujer y pertenecen a la tribu de San Francisco, en el departamento de Yoro. Los protestantes denunciaron además que están en el abandono por parte del gobierno, situación que ha sido permanente a lo largo de su existencia.