Tegucigalpa.-La desmilitarización de la sociedad, e intensificar la investigación de las agresiones a defensores de los derechos humanos y avanzar en su enjuiciamiento, entre otras cosas, recomienda la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) a través de su informe anual 2016, presentado este miércoles 22 de marzo en Tegucigalpa.

 

El  “Informe anual 2016 del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación de los derechos humanos en Honduras”, se resume en 17 páginas que condensan el trabajo que el organismo efectuó durante el año pasado.

El documento establece que la impunidad en Honduras está en un nivel históricamente alto y es un factor clave de la continua violencia e inseguridad. En 2016, el 29% de las denuncias recibidas por la policía fueron remitidas al Ministerio Público. El ACNUDH-Honduras no tuvo acceso a datos oficiales para 2016, pero según la Alianza para la Paz y la Justicia, solo 4 de cada 100 homicidios dan lugar a una condena.

Por otra parte señala que el hacinamiento, las deficientes condiciones de detención y la falta de separación entre condenados y presos preventivos (que constituyen el 54% de la población carcelaria) son preocupaciones claves que han sido identificadas por los mecanismos de derechos humanos (CAT/C/HND/CO/2). En octubre, había 17.510 reclusos, de los cuales 8.046 habían sido condenados, frente a una capacidad oficial de 8.130, según se determinó en septiembre de 2015.

Asimismo que la seguridad en los centros de reclusión sigue siendo motivo de preocupación. En 2016, según las autoridades penitenciarias, 14 reclusos varones murieron en circunstancias violentas: 7 dentro de los centros y 7 más en régimen semiabierto.

RECOMENDACIONES

El OACNUH recomienda también la derogación de la Ley de Secretos Oficiales y Desclasificación de la Información Pública, al considerarla como un tropiezo para la  transparencia y la construcción de un verdadero Estado de Derecho.

Entre otras cosas, pide además la aprobación de una ley especial que ayude y proteja a los desplazados internos, bajo la coordinación de la Comisión Interinstitucional para la Protección de las Personas Desplazadas por la Violencia.

El 4 de mayo de 2015, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos firmó un acuerdo con el Gobierno de Honduras sobre el establecimiento de una oficina en el país. De conformidad con su mandato, la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Honduras (ACNUDH-Honduras) supervisa la situación de los derechos humanos en el país y proporciona capacitación y asistencia técnica a las instituciones del Estado, a la institución nacional de derechos humanos y a las organizaciones de la sociedad civil, con el objetivo general de mejorar la promoción y protección de los derechos humanos en el país.

Descarga aquí el informe completo de OACNUDH