Tegucigalpa.-El economista y representante de Honduras ante el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), Hugo Noé Pino, compartió el martes 21 de marzo con el personal de CIPRODEH un profundo análisis sobre el contexto económico de Honduras.

“Situación Económica y Perspectivas 2017” se llama el documento que Noé Pino analizó y que sirvió de reflexión ante el posible escenario económico y financiero que se avecina para Honduras para los próximos meses de acuerdo a varios indicadores y a las implicaciones de algunos sucesos nacionales e internacionales.

El equipo de CIPRODEH escuchó atento la exposición del economista, Hugo Noé Pino.
CONTEXTO

De acuerdo al economista, la situación económica de Honduras está supeditada a  algunos elementos de contexto como la recesión económica, la concentración de poder en la figura del presidente de la República, las limitaciones en la capacidad de respuesta de los organizaciones y movimientos sociales, la fragmentación y desorden de los partidos de oposición, al debilitamiento institucional ante el fuerte y creciente proceso de militarización y al proceso electoral de noviembre próximo.

Según las proyecciones y análisis  del ICEFI durante el 2017 Honduras reportará un crecimiento económico de 3.7%, muy poco para lograr que éste tenga impacto en la mejora de las condiciones sociales de la población. Noé Pino considera que un crecimiento aceptable podría ser entre 5 y 6% para que de alguna forma impacte en la reducción de la elevada tasa de desempleo y la desigualdad social.

A su juicio el Plan 20/20 no tendrá el efecto y las dimensiones con la que se pretende visibilizar por parte del gobierno, porque está sustentado en exoneraciones fiscales.

En cuanto a la inflación dijo que andará en 5.1%,  y el déficit de cuenta corriente en -4.8%, con respecto al Producto Interno Bruto (PIB).

REMESAS E INVERSIÓN

Cuantificó que en el 2016 se reportó 3,850 millones de dólares por concepto de remesas.

Otro aspecto que refirió como importante a analizar es la inversión extranjera, porque es falso que esté en crecimiento como lo argumentan las autoridades de la Secretaría de Finanzas y el Banco Central de Honduras (BCH).

A manera de resumen precisó que la inversión extranjera pasó de 1,112.8 millones de lempiras en 2015  a 800.8 millones en 2016. Asimismo que los rubros donde se ha generado la inversión es en las compañías de telefonía móvil, energía eléctrica y en el sistema financiero.

Sobre la depreciación del lempira frente al dólar dijo que al final de este año el precio andará entre 24.50 a 24.60.

El director de CIPRODEH, Wilfredo Méndez, anunció nuevos espacios para debatir sobre la temática económica y financiera, con enfoque a los derechos humanos.

DÉFICIT FISCAL

Por otra parte refirió que la reducción del déficit fiscal se ha logrado por el aumento en los impuestos, lo que ha generado un alto costo porque ha  incrementado la desigualdad social. En ese sentido cuestionó que el gobierno no elimine las millonarias exoneraciones fiscales de las que gozan las grandes empresas en detrimento de los pobres.

Asimismo que entre el 92 y 93% del presupuesto nacional es generado por los impuestos, por lo que no es cierto que Honduras “viva de la caridad internacional”.

También destacó que el 65% de las recaudaciones fiscales provienen de los impuestos indirectos, es decir los que pagan la mayoría de los ciudadanos, desde el momento que consumen un producto o hacen uso del transporte público.

Pese a sus críticas, reconoció que en la presente administración la recaudación tributaria ha incrementado porque la administración ha sido buena.

Lamentó que en el Presupuesto Nacional de Ingresos y Egresos se siga priorizando los rubros  de defensa y seguridad y se deje a un lado las áreas de salud y educación.

Cuestionó también que el Estado haga uso de fideicomisos porque es una forma de fomentar la opacidad y no generar rendición de cuentas, especialmente con los recursos de la Tasa de Seguridad que para el 2016 fue de 2,522.4 millones de lempiras y los fondos destinados a proyectos de asistencia social que se cuantificaron en 4,500 millones de lempiras.

Finalmente vaticinó que la economía hondureña podría ser afectada por escenarios externos como las políticas antimigrantes que está adoptando el gobierno de los Estados Unidos con la llegada de Donald Trump.