De acuerdo a la Declaración Universal de Derechos Humanos, en su artículo 7 manifiesta que “Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación” y si el Estado de Honduras en su Constitución de la Republica expresa en su artículo 59  que “La persona humana es el fin supremo de la sociedad y del Estado. Todos tienen la obligación de respetarla y protegerla. La dignidad del ser humano es inviolable […]”.

Tegucigalpa, Honduras. - 29 de abril de 2019.

Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), condena enérgicamente la práctica policial ejercida este día en el marco de las manifestaciones contra el “Proyecto de Ley de Reestructuración y Transformación presupuestaria del Sistema Nacional de Salud y Educación”.

El Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos en Honduras, CIPRODEH como organismo dedicado a defender los derechos de la población colocada en situación de vulnerabilidad y como organización acompañante en situaciones de crisis provocadas por empresas que promueven proyectos invasivos, irrespetuosos de las convenciones internacionales y de la Constitución de la República, a la comunidad nacional e internacional expresamos lo siguiente:

La Mesa de Derechos Humanos ha elaborado un análisis integral que concluye que Honduras enfrenta un Estado Crítico de la Nación sobre Derechos Humanos. Hoy, además de este comunicado les entregamos el informe completo que estará dispuesto en las páginas y redes sociales de nuestras organizaciones. A continuación, resaltamos lo siguiente:

Tegucigalpa, Honduras. El Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), en el marco de las manifestaciones ciudadanas convocadas el pasado domingo 27 de enero, ha recibido denuncias de torturas y graves violaciones a Derechos Humanos que son el resultado de la represión policial en diferentes zonas del país. Estas denuncias han sido documentadas por esta oficina, a través de oficiales de derechos humanos que constataron la existencia de víctimas de tortura, malos tratos y otras violaciones a derechos humanos perpetradas por agentes de seguridad del Estado hondureño.