Un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) acudió este martes a las oficinas del Centro de Promoción e Investigación de los Derechos Humanos (CIPRODEH) a denunciar que temen por su seguridad, ya que detrás de su lucha existe una campaña de criminalización y persecución promovida por las autoridades de la máxima casa de estudios.

Los y las estudiantes manifestaron que han conocido extraoficialmente  que las autoridades universitarias han pedido al Ministerio Público que extienda órdenes de captura en blanco en contra de todas y todos los que se manifiesten.

Las y los universitarios solicitaron además ante esta organización defensora de derechos humanos, asistencia sicológica, ya que dentro del grupo hay personas afectadas por el agotamiento emocional que ha generado el conflicto con las autoridades de la Alma Mater.

Ante dicha petición el CIPRODEH gestionó ante el Centro de Prevención,  Tratamiento y Rehabilitación de las Víctimas de la Tortura (CPTRT) donde serán evaluados por una sicóloga especialista en este tipo de situaciones.

El CIPRODEH ha dado acompañamiento legal a los 23 universitarios que enfrentan un proceso judicial por los delitos de privación injusta de la libertad y daños, quienes fueron retenidos de manera arbitraria por los órganos de seguridad del Estado la noche del 25 de mayo en el edificio administrativo de la UNAH.

Los y las estudiantes procesados fueron capturados mientras realizaban una protesta en el edificio administrativo de la UNAH en contra de los procesos judiciales de sus compañeros, Cesario Padilla, Moisés Cáceres y Sergio Ulloa, quienes fueron condenados el pasado 7 de junio por el delito de usurpación.