Tegucigalpa - La Comisión de Asuntos Constitucionales del Congreso Nacional convocó a diferentes sectores de la academia y la sociedad civil, para conocer sus puntos de vista sobre la posibilidad de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.

Según el presidente de dicha comisión legislativa el diputado Jorge Calix, la reunión fue para consultar si “es necesario hacer algunas reformas constitucionales o si por el contrario es necesario convocar a una Constituyente que pueda producir una nueva constitución”.

En la Reunión participaron alumnos de la Maestría en Derecho Constitucional de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), el Coordinador Edmundo Orellana Mercado y la ex ministra de justicia y derechos humanos Ana Pineda, ambos parte del equipo de amigos y colaboradores del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos CIPRODEH, en particular del grupo de pensamiento sobre fortalecimiento de la democracia en Honduras.

Pineda manifestó, que entre los académicos y expertos de las organizaciones de sociedad civil, hay “algunas coincidencias en el sentido de que si este fuera el caso la asamblea que se convoque debe ser originaria en tanto que el detentador de la soberanía es el pueblo”, en contra posición a la posibilidad de que los diputados al Congreso Nacional se conviertan en constituyentes.

Según la experta una Constituyente debe cumplir con ciertas características de pluralidad e inclusión de los diferentes sectores del país, trabajadores, obreros, campesinos, mujeres, jóvenes, la academia, empresarios y del sector político.

La defensora de derechos humanos advirtió, que ha podido observar algunos de los diputados con una inclinación a que el actual Congreso Nacional se convierta en una Asamblea Nacional Constituyente derivada y no una Constituyente originaria como demandan diferentes sectores en el país.

Si bien se ha abierto de nuevo el debate en el país, no existe una clara voluntad de convocar al pueblo a una Constituyente. El tema ha vuelto a ser abordado obligados por las circunstancias de un pueblo que se moviliza en las calles y quienes tienen el poder han llegado a pensar que la constituyente por un lado puede ser la solución a la crisis política y una forma de contener el ímpetu de un pueblo que reclama en las calles.

El Coordinador de la Maestría en Derecho Constitucional el doctor Edmundo Orellana, consideró que “Honduras necesita un proceso Constituyente Originario”

“Hemos dado nuestra opinión está de acuerdo en la necesidad de una nueva constitución. Estamos en un siglo que es totalmente diferente al siglo anterior” afirmó Orellana.

Pineda agregó, que de convocarse a una Constituyente no debe hacerse a la medida de ningún partido político en particular, sino que a la medida del pueblo hondureño, en función de las necesidades expectativas y demandas de los grupos que han estado en posición de vulnerabilidad sus derechos.

CIPRODEH