El Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos CIPRODEH, ante los eventos suscitados en relación a la Caravana de Migrantes que salió desde la ciudad de San Pedro Sula hacia diferentes puntos de salida del país en ruta hacia los Estados Unidos, reportándose movilizaciones en pequeños grupos desde el día miércoles 13 de enero, y una importante concentración de personas el día viernes 15 de enero, se pronuncia de la siguiente manera:

 1.- El CIPRODEH, acompañó a la Caravana de Migrantes, comprobando la ausencia absoluta de institucionalidad para tutelar los derechos humanos fundamentales, y de manera urgente, en lo referente al suministro inmediato de ayuda humanitaria que debió proveerse en estos casos. 

2.- Condenamos el uso excesivo de la fuerza utilizada por las fuerzas policiales y militares de Honduras y Guatemala en perjuicio de nuestros/as compatriotas, ya que constituye en una grave violación a obligaciones nacionales e internacionales de protección, contraídas por los Estados, principalmente los relativos a los derechos a migrar y su derecho a la integridad física y psicológica.

3.- La migración de hondureños/as, es resultado de problemas estructurales, en donde la pobreza y miseria son el diario vivir de nuestra población, situación que obedece a la implantación de un sistema  económico injusto y desigual, como lo ha sido el neoliberalismo y adopción de medidas lesivas en contra de las mayorías, agravadas,  por el desempleo provocado a raíz de la pandemia de la COVID 19 y  los fenómenos naturales ocurridos el  pasado mes de noviembre; a todo lo anterior se suma  la corrupción e impunidad enquistada en un  sistema de justicia inoperante y cómplice que coloca permanentemente a los y las hondureñas en un estado de indefensión; es urgente que el estado hondureño enfrente de manera responsable y coherente esta emergencia.

4.- Demandamos a los Estados de Honduras, Guatemala y México adoptar medidas tendientes a garantizar los derechos humanos de las personas migrantes, evitar su criminalización y a fortalecer los mecanismos de responsabilidad compartida para atender la situación de las personas que se han visto forzadas a migrar de su país. Condenamos la represión y solicitamos a las organizaciones de derechos humanos de dichos países interpongan acciones para prevenir la utilización de la fuerza en contra de las y los migrantes.

5.- Exigimos al Estado de Honduras garantizar que los retornos se realicen sobre la base de un verdadero consentimiento, de manera digna y segura, respetando los derechos humanos y adopte medidas urgentes para garantizar el acceso al empleo, seguridad, salud, educación y vivienda digna a los retornados/as.

6.- Hacemos un llamado a las organizaciones de la sociedad civil, Organismos internacionales, gobiernos locales y demás instancias estatales, para que puedan articularse esfuerzos interinstitucionales y brindar una respuesta basada en el respeto de los derechos humanos a las personas migrantes, que ahora más que nunca necesitan de esa asistencia y protección. 

7.- Exhortamos a la comunidad internacional y a los organismos internacionales de derechos humanos a actuar en correspondencia frente a la crisis humanitaria que vive Honduras, y gestionar espacios de interlocución para atender las causas estructurales que generan la migración forzada de las hondureñas y hondureños.

Tegucigalpa, MDC. 19 de enero del 2021

Descarga el pronunciamiento en PDF aquí