El derecho penal tiene la naturaleza intrínseca de ser evolutivo, puesto que está directamente relacionado con el desarrollo de las sociedades, con las caracterización de las más complejas relaciones interpersonales, tecnológicas, sociales, económicas, culturales, y políticas que se suscitan en el escenario de la vida en sociedad, y sobre todo a la mutación de los comportamientos ilícitos que subvierten, y causan graves daños a bienes jurídicos, convencionalmente seleccionados como los pilares de la convivencia humana.

Las sociedades del mundo están transitando una senda de cambios vertiginosos como no se suscitan desde hace muchas décadas o quizás siglos, y ello se debe sobre todo a los cualitativas mutaciones de la vida humana quien se ha visto directamente influenciada, por la revolución de la tecnología digital, que ha acortado las distancias geográficas, que ha cambiado de forma radical el paradigma de las faenas bancarias y financieras, y que crea redes de comunicación y de democracia informativa sin precedentes en la historia de la humanidad.

Ver documento completo en PDF