Tegucigalpa, Honduras. El Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), en el marco de las manifestaciones ciudadanas convocadas el pasado domingo 27 de enero, ha recibido denuncias de torturas y graves violaciones a Derechos Humanos que son el resultado de la represión policial en diferentes zonas del país. Estas denuncias han sido documentadas por esta oficina, a través de oficiales de derechos humanos que constataron la existencia de víctimas de tortura, malos tratos y otras violaciones a derechos humanos perpetradas por agentes de seguridad del Estado hondureño.

Ante este panorama, es de especial preocupación para el CIPRODEH, que la práctica policial se caracterizó por tener patrones de uso indebido de armas de fuego y gas lacrimógeno, la práctica de la tortura como castigo a quienes protestan contra el gobierno y detenciones selectivas a líderes de grupos de oposición y de personas que gritaban la consigna “Fuera JOH” o simplemente portaban algún tipo de indumentaria que les identificara con grupos de oposición.

En este mismo sentido, el CIPRODEH también identificó el oscurantismo con la que se conduce la práctica policial, ya que en la mayoría de las operaciones policiales que se tornaron represivas, no se logró identificar a los jefes de policía encargados de dichos operativos, tampoco los agentes de seguridad de la escala básica. Preocupa aun más, la presencia de Agentes de seguridad del Estado vestidos de civil y con sus rostros cubiertos en los centros de detención, que, según la información recabada por esta oficina, pertenecen a cuerpos de inteligencia del Estado hondureño.

Esta información es concluyente, que el Estado de Honduras compromete su responsabilidad internacional por infracciones a derechos humanos que en su momento serán puestas al conocimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El CIPRODEH recuerda al Estado de Honduras que es una obligación ineludible asegurar que los agentes del Estado se abstengan de limitar arbitraria e ilegalmente los derechos humanos y garantizar a la ciudadanía que sus derechos serán respetados.

Finalmente, el CIPRODEH condena, cualquier forma de violencia contra la población hondureña, por lo que recomienda al Estado de Honduras la realización de una investigación seria, eficaz e imparcial, para asegurar a las personas que fueron victimas de violaciones a derechos humanos sean reparadas y que los agentes de policía que se muestren involucrados en torturas y otras violaciones a derechos humanos sean identificados, procesados y juzgados penalmente para garantizar que los hechos no se repitan.