Tegucigalpa, 10 de diciembre del 2018.- En este día se conmemora el 70 aniversario de la aprobación de la Declaración Universal de Derechos Humanos por la Asamblea General de Naciones Unidas. Dicho acto se realiza bajo el ideario y compromiso de lucha por la vigencia de los derechos humanos fundamentales, sin distingo de raza, color, religión, sexo, idioma, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, propiedades, lugar de nacimiento, ni ninguna otra condición, expresados en la Declaración.

A pesar de los retos, desafíos y retrocesos que en materia de derechos humanos, se presentan en todo el mundo, no se puede negar que a partir de la emisión de la Declaración y la aplicación de su normativa, el mundo ha mejorado las condiciones de vida de millones de personas, mediante la promoción y defensoría de los derechos humanos, logrando de esa manera un mundo más justo, equitativo y solidario.

En nuestro país, estos retos, desafíos y retrocesos hoy más que nunca son más visibles, debido al debilitamiento del Estado de Derecho y la Democracia. Lamentablemente, son las personas en situación de vulnerabilidad quienes reciben un mayor impacto negativo y desproporcionado en el goce de sus derechos humanos.

En este día de especial importancia, exigimos al Estado de Honduras el respeto a la invaluable labor de las y los defensores de derechos humanos, del medio ambiente y de la democracia en Honduras, quienes son víctimas de estigmatización, criminalización, hostigamiento y asesinatos.

Exigimos al Estado de Honduras, el derecho a la verdad y a la justicia para los familiares y las víctimas de los actos de corrupción que caracterizan al gobierno actual, la cual es la principal causa y obstáculo para la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico.

El CIPRODEH, expresa su solidaridad con las y los estudiantes y periodistas que recientemente han sido víctimas de detenciones arbitrarias, uso excesivo de la fuerza, tortura y criminalización.

Finalmente CIPRODEH, en esta fecha tan especial refrenda su compromiso inquebrantable por seguir luchando por los derechos humanos de nuestro pueblo y para construir un país más justo y solidario.