Tegucigalpa 08 de noviembre de 2018. El Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH), manifiesta su preocupación ante los acontecimientos ocurridos el día miércoles 7 de Noviembre del año en curso, en la comunidad de El Tránsito, municipio de Nacaome departamento de  Valle, tras la invasión por personeros de

una de las empresas extractivas, que ingresaron a punta de balas al poblado, quienes con amenazas y haciendo uso de la violencia pretenden continuar con un proyecto extractivo en la zona.

El proyecto minero en El Tránsito es un reducto de más de cien años de explotación minera que solo ha dejado muerte y pobreza, siendo la Rosario Mining Company la precursora y benefactora de las políticas extractivas que datan de finales de 1800 (1878), y que con el tiempo se ha ido transformando en otras empresas que han continuado en la extracción de oro, a través de empresas que constantemente cambian de nombre, como(Cerros del Sur, Mayan Gold, Clavo Rico, S.A. de C.V. entre otras), con la finalidad de evadir responsabilidades a la hora de ser confrontadas ante la violación a los derechos humanos y del impacto por contaminación ambiental, después de décadas de envenenamiento de las fuentes de agua, por el uso de plomo, arsénico y cianuro utilizado al momento de hacer la separación de metales.

La contaminación ha dejado como secuelas, una serie de enfermedades en la población  reflejadas en enfermedades respiratorias, enfermedades de la piel, así como en el sometimiento a estallidos de dinamita a la hora de hacer la perforación de túneles, y el debilitamiento de la estructura física de las viviendas (paredes agrietadas) como producto del movimiento de la tierra, situación que forma parte de esa violencia estructural y violencia directa del proyecto extractivo minero, que puede ser  comparado en menor escala pero bajo la misma lógica con el desastre ecológico y de salud ocasionado por la empresa canadiense GoldCorp con la subsidiaria Entre Mares, en años reciente en el Valle de Siria.

CIPRODEH en el marco del Proyecto PRO DERECHOS, hace un llamado a las organizaciones defensoras del territorio, y de los bienes naturales, y otras organizaciones defensoras de derechos humanos a que estemos atentos, y continuar dando el acompañamiento necesario a la población de El Tránsito, así como a otras comunidades vulneradas por los intereses del capital transnacional, que confabulados con actores políticos de la zona, imponen una política de terror y muerte.

Hacemos un llamado a las empresas mineras y autoridades locales para que se garantice el respeto a la vida, y a poner fin a la persecución, amenazas y criminalización a pobladores y pobladoras que en el Tránsito como en otras comunidades asumen la autodeterminación, los procesos de consulta popular y la toma de decisiones consensuadas de forma comunal como la base fundamental para la construcción de democracia, de una cultura de paz, de ciudadanía y de un Estado de derecho.

Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos CIPRODEH