El día de hoy se encontró el cuerpo del campesino Marcos Tulio Cruz Cruz, con signos de tortura,  quien se había reportado la noche del martes 08 de octubre como secuestrado por hombres vestidos de militares quienes lo sacaron de  forma violenta  de su vivienda.

El señor  Marcos, era un campesino vinculado a procesos de recuperación de tierras y socio de la empresa campesina «Unidos lucharemos», de Luzón Palmeras. Hermano de Rigoberto Durán Cruz, quien fue miembro activo del Observatorio de Derechos Humanos del Bajo Aguán y de la Coordinadora de Organizaciones Populares del Aguán (COPA), organizaciones de las que se vio obligado a retirarse por amenazas de muerte y persecución policial en su contra. Sin embargo, Rigoberto (de forma independiente) sigue dando acompañamiento a víctimas de violencia, lo que le ha costado hasta ahora, reiteradas golpizas, intimidación, persecución y ahora el asesinato de su hermano.

Desde el CIPRODEH lamentamos el asesinato del campesino  Marcos y expresamos nuestro más sentido pésame a sus familiares y exigimos al Estado de Honduras justicia.

Lamentamos  que se continúe con la persecución, criminalización y asesinato a líderes campesinos  que defienden el territorio.  Hacemos un llamado a las instituciones  competentes para que realicen una pronta investigación y que casos como este no sigan en la total impunidad. De igual manera hacemos un llamado a las organizaciones nacionales e internacionales de Derechos Humanos a que se pronuncien y exijan justicia por este cruel asesinato.

 

Fuente: CESPAD

Fotografía: COFADEH