La trata de personas es un fenómeno delictivo, considerada la tercera actividad más rentable en el mundo después del tráfico de armas y las drogas. El lucro de la trata de personas radica en la explotación de seres humanos, siendo las personas más afectadas las que viven en situación de desempleo, pobreza, exclusión social, inestabilidad política, violencia intrafamiliar y discriminación.

Su práctica constituye una violación de los derechos humanos y de la dignidad de las personas, por lo que los medios de comunicación tienen un rol fundamental en visibilizar este delito. Sin embargo, en Honduras los medios de comunicación aún practican un abordaje somero de esta problemática, publicando noticias sin un mayor seguimiento y haciendo coberturas estrictamente informativas.

 

Guía Periodistas